sábado, 11 de septiembre de 2010

La caperucita roja y el juicio de los niños

Nuestros hijos van creciendo no sólo en estatura sino también en juicio y reflexión. Llegará el día que ellos nos dirán cuán buenos padres fuimos y si nuestro “amor” por ellos fue la base de su formación. Reflexión de Alfonso Aguiló desde www.fluvium.org.

Leí no hace mucho un comentario interesante sobre el cuento de Caperucita Roja. Venía a decir que los niños de ahora reaccionan de forma distinta cuando escuchan la narración de aquel viejo cuento o cuando lo presencian en el guiñol.

caperucita 1 Los niños de hoy piensan que la familia de Caperucita Roja no era nada ejemplar. Una madre que tiene a la suya, con tantos años, viviendo a muchas leguas de su casa es, para empezar, una mujer poco cariñosa. Una madre que permite que su hija, en este caso, Caperucita, se adentre sola en el bosque para llevar a la abuelita abandonada una cesta con un surtido de productos caseros es una madre egoísta y poco responsable. De haber tenido algo más de sentido común, habría acompañado a su hija en tan larga y arriesgada travesía. El lobo feroz hace lo que tiene que hacer. Recibe la información, se adelanta a Caperucita, se come a la abuela, que vive sola porque su hija no la quiere tener en casa, se viste con el camisón de la abuela, se ajusta su redecilla en la cabeza y se mete en la cama en espera de esa tontita que le ha dado todas las pistas. Y llega Caperucita y no reconoce a su abuela, y se cree que el lobo es la abuelita, lo que demuestra lo tonta que era la niña y lo poco que visitaba a su abuelita. Y el lobo se la come, porque se lo tiene merecido. Por eso, cuando el lobo se zampa a Caperucita, los niños de hoy aplauden a rabiar, hasta el punto que en los guiñoles suelen eliminar del cuento la figura del cazador que salva a ambas, porque no resultaría nada popular.

Se ve que a los niños de ahora les mueve poco el ternurismo o la moralina, y esperan, sobre todo, coherencia y sensatez. Los niños de hoy no perdonan a la fresca de la madre de Caperucita lo mal que se portaba con la abuela, porque a una madre no se la tiene enferma y sola en el bosque. Y tampoco perdonan el despiste de Caperucita, incapaz de distinguir entre una abuela y un lobo metido en la cama con el camisón y la redecilla de la abuelita.

Juzgarán a sus padres

Todo niño es, en principio, un poco psicólogo, que juzga a sus padres, y, en general, a todos los mayores. Los estudia y tantea sin cesar, y pronto determina cuáles son los límites de su poder y su libertad. Usa a este efecto todas sus pequeñas armas, principalmente, las lágrimas o los enfados. Una criatura de seis meses, por ejemplo, sabe ya leer en el rostro de su padre o de su madre para discernir lo que debe hacer o no, su aprobación o su desaprobación. Y, cuanto más se mima al niño, más indefenso se le deja, como hacía aquella mujer que dejaba a su madre en mitad del bosque y enviaba a su hija sola a visitarla.

hermano-pequeno-mimado Con el paso del tiempo, los hijos juzgarán con dureza el abandono que supone haberles mimado. Se dolerán de ese empeño en haberles ahorrado todo sacrificio, de haberles evitado tantas oportunidades de robustecer su voluntad. Por eso es tan importante no confundir lo que es objeto de nuestro cariño con lo que puede ser nuestra perdición. Los padres que, por amor ciego, por comodidad o por ingenuidad, han procurado satisfacer siempre los caprichos de sus hijos, pronto se encuentran con que no pueden con el caballo que no fue domado cuando era potro. Y lo peor es que entonces los hijos tienen ya edad para advertir el daño que les han hecho sus padres con tanta condescendencia.

Por fortuna, también saben valorar que se les haya educado en el esfuerzo y la exigencia personal, y lo agradecen a sus padres como un gran tesoro que les han legado.

---------------------------

¿Eres un padre mimador o muy mimador?. Ten cuidado, tenemos tiempo de definir nuestro rol en el amor.

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

sábado, 4 de septiembre de 2010

el amor lo puede todo

¡Si tan sólo comprendiéramos que el amor es la fuerza que cambia todo y a todos!.
Hoy compartía con un grupo de papás cuyas hijas se preparan para recibir por primera vez el sacramento de la Eucaristía este mensaje. Con amor todo puede cambiar en nuestras vidas. Reconocer nuestras debilidades para mejorar es parte de la vida del cristiano, más aún cuando son parte de aquella experiencia de la Primera Comunión de sus hijas.

Comprendieron también que no son meros espectadores del rito y la liturgia. El recibir a Cristo es configurar nuestra vida al camino de la felicidad. El amor se refleja en nuestros actos, actitudes y acciones. Entonces compartir la dicha de sus hijas es también reconocer que debemos ser mejores cada días más, mejores como seres humanos, como esposos, como padres, amigos y compañeros.

Estar en Cristo es saber que tenemos que proclamarlo, no sólo de boca, sino sobre todo con nuestros actos. Ser mejor en casa, reforzando la relación de esposos y de padres. Comprendamos que el motor y motivo de nuestra vida es Jesús que es el amor en plenitud. Dios es amor se nos recuerda en cada momento. ¿Qué falta entonces en nuestra vida para lograr ser imagen del amor de Dios entre los que más queremos?.

Hoy entendemos que son estos momentos oportunidades que Dios nos ofrece para darnos cuenta de cómo vamos en la vida y que con el amor de Dios podemos llevarla a la perfección que se refleja en la felicidad de todos. Hoy somos ejemplo de nuestros hijos, qué clase de ejemplo debemos preguntarnos en todo momento. Ellos van creciendo en la fe, cómo está nuestra fe. Ellos son conscientes cada día de lo que pasa en casa y en el mundo que nos rodea. Cuán conscientes somos como esposos y padres, como ciudadanos.

Llevar a Jesús desde hoy es el reto que se han hecho, es configurar nuestra vida a ser ese ejemplo de crecimiento y refuerzo de nuestra fe, ejemplo de paz y alegría, ejemplo de amor. Este corto animado que compartimos en la jornada nos habla del amor según San Pablo, lo más resaltante, que todo cambio es a través del amor. Este grupo de papás dijo SI SE PUEDE. ¿Te animas tú también?.



La canción, no hay paredes, de Jesús Adrian Romero es un mensaje sobre el compromiso de quien desea proclamar el amor de Dios, en todo momento, en todo lugar.

Que el Señor los Bendiga y los guarde...

martes, 24 de agosto de 2010

La Escuela para Padres

Interesante post compartido del Portal Encuentra, dándonos la razón de la necesidad que los padres estemos formados cada día como padres comprometidos con la felicidad de nuestros hijos. Autora: María U. de Gonzales.

"Nadie nace sabiendo ser padres". Esta realidad no ha de convertirse en un justificante, para evadir la responsabilidad de prepararnos cada día mejor como seres humanos y progenitores.

Más de una vez hemos escuchado la siguiente información: "nadie nace sabiendo ser padres". Esto es una realidad, pero solo en parte y no ha de convertirse en justificante para evadir nuestra responsabilidad; ha de ser punto de partida para prepararnos cada día mejor como seres humanos y progenitores.

IMG_0063 La primera e indudable responsabilidad de traer al mundo a un hijo, es la de procurar formar personas íntegras e independientes a través de la educación, presencia y cariño de los padres. Ciertamente no es trabajo fácil y la desinformación llega a ser en muchos de los casos nuestro principal obstáculo. No basta con buenas intenciones o con la intuición con que hemos sido dotados gratuitamente para sacar hoy en día adelante moralmente hablando a una familia.

Son demasiadas las influencias de un ambiente negativo que hay que contrarrestar para convertirlas en herramientas de aprendizaje y crecimiento en libertad, voluntad e inteligencia que nos ayuden a luchar hacia un mismo frente: el de la dignidad de la persona humana.

Muchos nos preguntamos por qué hemos de prepararnos para ser padre o madre, si maternidad y paternidad son realidades naturales que como tales han de irse dando; es decir, naturalmente.

Hoy por hoy vivimos en una sociedad que influye directamente en nosotros y en nuestras familias. Ya no se desenvuelve la vida en hogares cerrados a sus miembros y a una pequeña comunidad vecina. La diversidad de criterios, valores, etc., cada día es más grande gracias a los medios de comunicación y entretenimiento. Intentar cerrarse al mundo, es tomar una medida irracional; pretender abrirse totalmente a él, es quedar totalmente desprotegido y vulnerable.

Los padres no hemos de sentirnos inseguros y solos en nuestra tarea educativa. Ejemplo y guía alimentados por el amor que les tenemos a nuestros hijos, son la mejor educación que les podemos ofrecer. Sin embargo, algunas veces el sentirnos incapaces nos motiva a delegar nuestra responsabilidad educativa a la escuela o centro educativo al que asisten los niños.

Copia de IMG_0035Papás del Colegio Ntra. Sra. de Lourdes de Arequipa

Uno de los principales objetivos de la paternidad responsable, es la de guiar y educar con autoridad y cariño a nuestros hijos, buscando que lleguen a convertirse en adultos autosuficientes, libres y responsables. Este objetivo determinará el cómo se les guiará y educará en el camino hacia su desarrollo y madurez. Para alcanzar este fin no hay como la prevención, la cual se logrará al prepararnos como padres, buscando los fundamentos y las bases para formar personas aptas que irán asumiendo su propio presente sin que los acontecimientos los tomen por sorpresa o desprotegidos.

Si nuestros hijos además de recibir una educación profesional son personas humanamente preparadas, raramente serán víctimas de las circunstancias, pues tendrán la fuerza y los conocimientos para tomar la vida entre sus manos, constituyéndose verdaderamente en dueños y señores de su propio destino.

Como padres y primeros educadores debemos prepararnos para:

  • Proporcionar a nuestros hijos la educación que merecen; aquella que reconoce la dignidad de todo ser humano, tratándole como tal y enseñándole a vivir conforme a su propia naturaleza racional y espiritual. Es precisamente el hogar, primera escuela de vida y formación para la persona, donde se han de adquirir sólidos cimientos sobre los cuales la persona ha de ir consolidando la propia libertad que servirá de guía para formar su personalidad y carácter.
  • Hogar y escuela es donde el niño pasa la mayor parte de su día. Es aquí donde principalmente aprenderá patrones de conducta, normas y valores que guiarán su vida. Por esto es sumamente importante que entre los padres y el centro educativo brinden un mismo marco de referencia evitando en lo posible criterios encontrados en valores fundamentales que puedan hacer sentir al niño desorientado o en el peor de los casos manipulado o engañado.
  • Promover actividades que fortalezcan los lazos familiares y favorezcan la comunicación entre las diferentes generaciones dentro del hogar. Contrarrestar el ambiente negativo que irremediablemente dificulta la tarea educativa. Un ejemplo representativo de ello son los medios de comunicación y entretenimiento que en ciertos casos a través de la televisión, revistas, videos, etc., promueven propaganda que ridiculiza cualquier tipo de autoridad, así como los valores morales que ellos inculquen.
  • Los padres debemos pues ser guías, maestros y amigos durante toda la vida de nuestros hijos, pero principalmente durante los primeros años de su desarrollo, crecimiento y aprendizaje a través de los cuales toda vivencia positiva o negativa marcarán definitivamente la forma cómo, ahora en su presente y posteriormente en el futuro, verán y afrontarán su vida.

Son consejos que pueden ser valederas en la medida que ese compromiso sea verdadero y ganado por el esfuerzo.

Que el Señor los Bendiga y los Guarde…

Luis Antonio

martes, 29 de junio de 2010

La pareja en la familia

La madre Teresa de Calcuta, al hablar sobre la FAMILIA opinaba: "Creo que nadie se da cuenta de lo importante que es la FAMILIA, si pudiéramos llevar de nuevo el amor a la FAMILIA, el mundo cambiaría?"

Mi nombre es Pablo y quisiera compartir con ustedes la experiencia y aprendizaje que tuve hace algunos ayeres, cuando todavía era soltero, joven y bello. En una ocasión, me invitaron a asistir a unas pláticas muy especiales e interesantes, fui acompañado por una chica llamada Norma, que en ese entonces era mi novia. Puedo asegurarles que la lección originada ese día impactó muchísimo nuestra vida.

No recuerdo con exactitud el tema tratado en esa ocasión, pero lo que sí tengo presente con mucha claridad es la dinámica que se aplicó aquí.

La persona que daba la clase nos pidió que nos sentáramos todos en círculo, y a Norma y a mí nos indicó que nos sentáramos juntos; entre bromas y risas obedecimos, a lo que la instructora comentó:

- "Bueno, supongamos que Pablo y Norma se acaban de casar".

Ambos nos miramos con los ojos muy abiertos y tragamos saliva.

Sin prestar mucha atención a nuestro desconcierto continuó:

-"Ellos han decidido construir su hogar, han establecido sus normas y comienzan una etapa de felicidad. Con el tiempo viene su primer hijo.

-Llamaron a uno de los jóvenes y le pidieron que se sentara entre nosotros

- Norma y Pablo le dan la bienvenida a su hogar y le tratan con mucha ternura y cariño.

Pero, como suelen ser las cosas, tienen entonces a otro hijo

-Pidieron a otro de los jóvenes que se sentara al lado de su ’hermano’, entre nosotros

- La FAMILIA va creciendo, y tienen buenas normas. Los chicos se tratan con mucho cariño y los papás vigilan que no haya riñas entre ellos. Son muy buenos padres y literalmente dedican su vida a ellos.

Norma y yo nos vimos en esa ocasión muy productivos, porque tuvimos unos tres o cuatro hijos más. En cada ocasión pidieron a alguno de los jóvenes o jovencitas que se sentaran en medio de nosotros para darles la bienvenida.

-"El tiempo pasa -continuó la instructora- y llega el día en que los hijos hacen su propia vida. Primero, Julio se casa y forma su propio hogar ("Dejara el hombre a su padre y a su madre") ¡Vamos, déjalos, Julio!, ahí deja tu silla’".

Julio, nuestro primer ’hijo’, se levantó y ocupó su nuevo lugar.

-"También Marthita y Linda encuentran buenos partidos y se casan".

Las chicas se levantaron y dejaron su lugar.

Así cada uno de nuestros hijos se fue ’casando’ y dejando sus sillas vacías.

Cuando todos hubieron terminado de irse, la instructora hizo una pausa y luego dijo:

-"Ahora vean todos la distancia que ha quedado entre ellos?"

-Y calló nuevamente-.

Efectivamente, había entre nosotros una distancia enorme de sillas vacías. A mí me pareció kilométrica!!!!!!!!!!!

pareja Muchas preguntas surgieron en mi mente ¿Que pudo haber causado ese hueco enorme?

Como si leyera mi mente, la instructora respondió entonces algunas de las preguntas que se formulaba dentro de mí.

- "Pablo y Norma han cometido un gran error, ya que han permitido que sus hijos se interpongan entre ellos. Y ahora que están de nuevo solos, si acaso, tendrán que empezar desde el principio". ¿Que habíamos hecho mal? ¿Acaso no nos habíamos dedicado con fervor a nuestros hijos? ¿O era ese el centro mismo de la construcción de una FAMILIA?

La instructora nos explicó el error de darlo todo por nuestros hijos. Explicó que la base del fundamento del hogar no son los hijos, si no la pareja y que ésta debe permanecer unida contra viento y marea.

De hecho, el mejor regalo que se puede dar a nuestros hijos es el hecho de saber que sus padres se aman y que permanecen unidos y ellos aprenden a amar en función de cómo aprenden que se aman sus padres.

Si los padres no salen juntos, si no se siguen cortejando con frecuencia, si no se hablan con ’tiernos acentos’ y si no se comunican entre ellos de manera frecuente y especial, es escasa la probabilidad de tener hijos espiritual y emocionalmente estables y, cuando ellos partan de casa, nos encontraremos incomunicados y encontraremos a nuestra pareja a una enorme distancia, sin saber del todo como recuperar lo que nuestro propio descuido ha dejado que se pierda con los años.

Y no es egoísmo, por el contrario, es un seguro de vida para ellos y para nosotros mismos.

¡Primero la pareja!

img_familia Son los hijos los que deberán acomodarse. La vida FAMILIAR tendrá que girar no en torno a ellos, sino en torno de los padres.

Los padres deben recordar que una relación de verdadero amor con su pareja es el mejor regalo que puede darles, y su principal prioridad, y su mayor herencia, y la forma de enseñarles a sus hijos a amar y de garantizar así su verdadera felicidad, temporal y eterna.

Ellos se escogieron primero, ellos dan la bienvenida como invitados a los hijos.

El día de hoy, estoy aplicando todo esto que aprendí con mi novia actual. Mi única novia, gloriosa, infinita y eterna. Ella es mi esposa.

Es más fácil darlo todo por los hijos cuando uno sabe amar y darle su lugar a la pareja, cuando tenemos los espacios necesarios para platicar, compartir y estar juntos.

Nuestra pareja es la fuente de donde uno puede extraer todas las fuerzas, alimentarse y dar fuertes y sanos frutos cada día.

Lo más importante para la sociedad debe ser la FAMILIA, porque es indispensable para crear una sociedad llena de plenitud y armonía.

Juntos subimos la cuesta de la vida. Juntos estuvimos siempre en el dolor y en la alegría. Paseamos de la mano por los jardines floridos de la primavera. Dormimos junto al fuego en los inviernos. Unidos vamos hacia lo invisible

Tal como lo cuenta, la dinámica nos muestra con exactitud de lo que sucede en muchas parejas que se olvidaron de ser esposos para terminar siendo solamente padres. Olvidamos de ser galantes los varones y de responder a esa galantería las esposas. Olvidamos de los detalles ambos. Olvidamos las fechas importantes de la pareja – aniversario de bodas, de noviazgo, de conocerse, del onomástico!!!!! – para estar atentos a las “necesidades” de los hijos o de los gastos de la familia…

fot_01 Amar es perdonar, perdonar es amar

Tenemos aún el tiempo para retomar esas “pequeñeces” que hacen grande a la pareja. Pero, existe un paso previo, pienso yo, de pedirnos perdón por todas las veces que dejamos de ser pareja, de ser esposos. Sí lo podemos hacer…

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

sábado, 19 de junio de 2010

Papá, cuál es tu riqueza

Para celebrar juntos el día del padre – en Perú – te “regalo” este video con un mensaje fenomenal. ¿Cuánta es tu riqueza papá?. A veces ni la sabemos y la vivimos. No la reconocemos y es parte de nosotros. Muchas veces las desmerecemos…

Ve el video y escucha atentamente el relato para darte cuenta cuál es tu fortuna y sé feliz con ella…

Narración: tomada del concierto “lo cortez no quita lo cabral”…

Después digamos “ahora si, feliz día papá…”

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

sábado, 5 de junio de 2010

El matrimonio: qué es y qué no es

QUÉ ES

Es la unión de hombre y mujer concertada de por vida, mediante determinadas costumbres, ritos o según la ley, y que confiere a ambas personas interesadas en la unión determinados derechos y obligaciones. Esto nos dice, más o menos, la mayoría de los diccionarios consultados. Examinemos lo que creemos que es el Matrimonio.

matrimonio_espiritual En todas las épocas y culturas se ha tenido conciencia de la grandeza del matrimonio, relacionándolo con las más hondas aspiraciones humanas, y con el verdadero amor entre dos personas de diferentes sexos: hombre y mujer, los cónyuges.

La unión conyugal procedente del amor de hombre y mujer, corresponde a la propia naturaleza humana, que ha sido siempre universal y permanente.

Esta intima comunidad de vida y amor, alianza matrimonial entre hombre y mujer, no es una creación humana. Desde la creación del hombre (las personas: hombre y mujer) por su Creador, ya se inscribe el matrimonio en la misma naturaleza de ambos. Podemos decir que era congénito en su naturaleza a través del amor. Y todo esto, a pesar de las diferentes formas externas que por diversidad de culturas, hábitos sociales o creencias espirituales, no han mermado la estructura interna de lo que es, y sigue siendo, el vínculo matrimonial de uno con una y para toda la vida.

Básicamente, la antropología en general, (y especialmente la cristiana), nos muestra el matrimonio como una pareja (hombre y mujer) creada a imagen y semejanza de alguien superior.

La cultura judeocristiana, nos lo muestra a semejanza del amor trinitario de su Creador (que los ha creado por Amor), con la dignidad de persona, y capaz de amar y ser amado.

Ambos son iguales en su dignidad de persona, y a la vez distintos en su condición sexuada.

En esta distinción es condición de la persona entera, que da lugar a dos modos diversos de esta condición: masculino y femenino, pero igualmente originarios.

En este ser iguales y distintos, en esta diversidad, donde cada cual por amor, se reconoce otro yo a quien es posible amar, es donde nace la complementariedad.

En virtud de esta complementariedad natural, aparece la atracción mutua hombre-mujer, a través del amor, la creación de un vínculo indivisible de ser “una sola carne”, que les exige una donación que produce una fidelidad exclusiva y perpetua, en aras de una posterior y posible fecundidad familiar.

El pacto matrimonial es imagen visible y natural, grabada en la naturaleza humana desde su origen, de la comunión de amor en la vida íntima de Dios, y reflejo del amor de Él por el hombre.

Es más, el amor conyugal tiene como ejemplo de donación mutua a perpetuidad, el de la caridad y donación que Dios tuvo por los hombres en la cruz.

QUÉ NO ES

La naturaleza del Matrimonio nunca ha dependido del arbitrio de las personas, ni del azar, ni tampoco del querer cambiar los rasgos comunes y permanentes que siempre lo han caracterizado.

no es matrimonio En los dos últimos siglos, ha ido paulatinamente creciendo el olvido de las personas en relación a su fin trascendente en la vida, se ha perdido la visión de Dios, como fin ultimo de la existencia del hombre.

El hombre deja de creer que la salvación de la sociedad humana está estrechamente ligada a la prosperidad de la comunidad conyugal y familiar, según diseño de su Creador.

La ignorancia, ideologías erráticas y la debilidad del hombre, deforman la institución matrimonial, oscureciéndose paulatinamente sus fines, y tratando de convertir la unión conyugal en todo lo contrario de lo que es.

A pesar de la ignorancia y errores del hombre, no se entiende la crisis matrimonial y familiar de hoy día, y especialmente en países de Occidente, de tradición cristiana, si en principio no se acepta que el hombre, paulatinamente, se ha ido alejando de DIOS.

Como consecuencia de esta separación, el pecado, el mal se apodera de la persona. Su debilidad natural le impide ver y disfrutar del Bien. Carece de apoyo moral.

En este contexto, el amor conyugal, en cuanto a su realización en origen (explicado con más profundidad en La Unión Conyugal), cuesta esfuerzo y ayuda, y por tanto no hay lucha para mantener su fidelidad y perpetuidad.

El significado reciproco de donación no se vive materialmente, porque fatiga el vivirlo.

La donación remueve en terrenos del espíritu, y no de lo material o sensual, donde aparecen, en las relaciones entre ambos, factores diversos de tensión y distorsión.

El vivir en donación y comunión constante se debilita cuando falta la generosidad mutua, el aumento del egoísmo y la soberbia de valerse por si mismo unilateralmente. La falta de ver el Bien, por los graves errores de las personas, nubla el alma espiritual de cada cual.

Finalmente aparece, alimentado por nuestras tres concupiscencias, el temor, el agravio reciproco, el espíritu posesivo, las discordancias de gustos y pareceres, la soberbia y el mal entendido orgullo, deseos arbitrarios generalizados, las infidelidades, posibles agresiones……

No se podrá entender el Matrimonio en toda su extensión si no se contempla que dentro del Amor, también existe la entrega, el dolor y el sacrificio, que ayudan a fortalecer el fin trascendente al que estamos llamados.

Una vez perdida esta visión trascendente de lo que es el amor conyugal, estamos abocados a. terminar perdiendo su verdadera naturaleza.

Isidoro Tapia. Escuela de Familia

-----------------------

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

Familias a la deriva

La familia ha sufrido, y sufrirá en el futuro. Pero ha demostrado que ninguna tempestad puede con ella. Hoy en día, sufre no pocos envites, pero el optimismo ante la pervivencia de esta institución invita al optimismo: saldrá airosa. El deseo es que el «túnel» por el que atraviesa ahora, en España y en nuestro entorno, dure lo menos posible, porque ahora mismo navega a la deriva.

familiaconhijos La familia está enferma. Incluso puede hablarse de pandemia. Si alguien puede poner en duda esta consideración, que defienda ante los micrófonos que le parecen un logro social los 95.000 abortos legales o los 150.000 divorcios contabilizados en España en 2006, o una ínfima tasa de natalidad de 1,3 —a la cola mundial—, o el pánico de muchos a contraer matrimonio por la inseguridad que se fomenta, o que seamos el país del mundo con mayor tasa de embarazos en menores de edad —la niña embarazada en León con 11 años ha alarmado socialmente-, o el olvido que sufren muchos abuelos, o la legalización de la unión de homosexuales como matrimonio —somos tan originales en España que prácticamente nadie nos ha seguido en ese «nuevo derecho»—, o los desajustes emocionales y psíquicos que sufren cientos de miles de españoles por una situación familiar a la deriva.

Deliberadamente he escrito el párrafo anterior muy extensamente. Sin el fin de recordar desgracias, el auténtico mal de las familias ahora es que hay una campaña para hacernos creer que la familia no está enferma, sino solamente que se está modernizando. Líderes culturales y políticos desean «contentar» con facilonería a los ciudadanos, y de paso consiguen mayor manipulación bajo el lema del «todo vale».

Modernizar no es intentar desfigurar la familia ni experimentar superficialmente en semejante aventura humana, que tanto tiene que ver con la felicidad. Modernizar es asumir los cambios sociales, integrarlos con respuestas actuales en el contexto familiar y asimilar avances reales. Avances reales son la dimensión laboral de la mujer —pendiente de muchas mejoras— y reclamar a los varones que se preocupen más del hogar.

----------------------------

Artículo tomado de Javier Arnal. ConoZe.com

----------------------------

Aquí en Perú la familia sigue ese lánguido camino a los clichés de modernismos que tratan de minimizarla en su función de primera escuela e iglesia, modo y medio de formación humana. Hoy debemos estar atentos a estas “modas” que la desvirtúan. Como dice Javier Arnal en su interesante artículo, al final de la tormenta la familia seguirá ahí. Lo difícil y responsable de nuestra parte es saber lidiar la tormenta. Un ejemplo: como padres y esposos estar al día en el conocimiento informático y de redes sociales, por nombrar uno.

Que el Señor nos bendiga y nos guarde…

Luis Antonio

sábado, 15 de mayo de 2010

Todos somos líderes, especialmente los padres

Al nacer más del 80% de las personas podría ser líder; en función de la educación recibida el porcentaje queda en un 30%. Es un hecho comprobado que los primogénitos tienen más probabilidades de ser líderes: la mitad de los presidentes de EE. UU. han sido primogénitos y entre los líderes de empresas el porcentaje de primogénitos es alto.

ley-del-liderazgo Es normal que el hermano mayor haya tenido mayores responsabilidades dentro de la familia, más oportunidades de tomar decisiones, encargos, delegación de autoridad, oportunidad de prestar servicios.

“El liderazgo no es un evento, es un proceso reflexivo y practicado. Es un producto de una Pedagogía de Liderazgo” (Joan Ginebra).

Características

(Según Joan Ginebra)

  • Alaba en público y reprende en privado.
  • Sabe escuchar, confía en los demás y da confianza.
  • Arrastra, no empuja.
  • Presta atención a lo grande y a lo pequeño.
  • Sabe delegar, dejar hacer, convencer.
  • Sabe crear núcleos de compromiso, sabe escuchar a su gente.
  • Ninguna oportunidad es insignificante.
  • Es un repartidor de esperanza.
  • Sabe ganarse el respeto de los demás.
  • Un líder sabe motivar a las personas en positivo.

Consejos

  • Dale mucha importancia a todo lo relacionado con el control de los propios sentimientos y el conocimiento de los de los demás, a la capacidad de perdonar, de agradecer, de ser amable.
  • Estudia los puntos fuertes de cada uno de tus hijos y poténcialos.
  • Crea en casa la sensación de que toda persona tiene algo excepcional que puede enseñar a los demás.
  • Promueve los valores propios de los auténticos líderes, siendo consciente de que no todos responderán de la misma manera a los mismos estímulos (al final).

Esquema de actuación con ejemplos:

  • Entre 0 y 4 años: Promover un ambiente seguro, alegre y amable. Prestar especial atención al desarrollo correcto de la afectividad, pues tener empatía es una característica propia del líder. El niño de esta edad que no reciba suficiente cariño es fácil que no aprenda.
  • Entre 5 y 7 años: Cuidar los hábitos buenos (repetición de actos buenos, conscientes y libres que se convertirán en virtudes al llegar el uso de razón). Generosidad, hablar en público, responsabilidad, esfuerzo, lucha contra la timidez, control del temperamento.
  • De 7 a 12 años y en adelante: prácticas de liderazgo: ayudar a sus hermanos, cuidar a un pequeño, dirigir a un grupo de amigos para una actividad, llamarlos, teatro, planificar y dirigir una excursión, adquirir un compromiso y cumplirlo, tomar decisiones en temas familiares y personales, resistencia, sacrificio, solidaridad, laboriosidad y afán de superación.

-------------------------------------------------

Artículo perteneciente a Maite Mijancos, Directora del Instituto Europeo de Estudios de la Educación

Un artículo que espero nos haga reflexionar acerca de nuestro liderazgo dentro del hogar

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

Día internacional de la familia

El 15 de mayo se conmemora el Día Internacional de la Familia, según resolución de las Naciones Unidas del 20 de septiembre de 1993. Es una ocasión para reflexionar sobre la importancia de la institución familiar para la sociedad. De la unidad y armonía que reine en la familia depende, en gran medida, la estabilidad emocional de los niños. Los hijos necesitan ver que sus padres se aman, se comprenden, se apoyan. También verán que tienen sus desavenencias, pero que saben resolverlas, y que saben perdonarse.

Sobre la vida de Eliezer Ben-Yehuda, el fundador de la lengua hebrea moderna, se cuenta una anécdota muy ilustrativa sobre la importancia que los hijos conceden a la vida de su familia. Ben-Yehuda se había propuesto hablar únicamente en hebreo en su casa, a pesar de que esa lengua prácticamente no se utilizaba en la vida cotidiana. Para él y su esposa era bastante difícil; era como hablar habitualmente en una segunda lengua, y muchas veces tenían que recurrir a los gestos para hacerse entender. Cuando nació su primer hijo, Ittamar, Ben-Yehudda insistió en que solamente se le hablara en hebreo; el niño oía a su alrededor otras lenguas, y a consecuencia de este ambiente lingüísticamente confuso, no pudo hablar sino hasta los cuatro años. Se cuenta que la primera frase que pronunció, en hebreo, fue “no peleen”, dirigida a sus padres, cuando estos discutían frente a él.

En todos los ambientes y tiempos es y será así: los hijos crecen bien, espiritual y psíquicamente, cuando en su hogar reina el amor. El dinero y las comodidades son secundarios. Sin ellas se puede sobrevivir; pero sin amor, no. ¡Cuántos niños deambulan por ahí, sin saber encontrar un sentido a la vida, porque sus padres los aman por separado! Tienen que partir su corazón, para amar a su madre y a su padre… No comprenden por qué no pueden perdonarse, por qué tanto rencor… El daño que se hace a estas criaturas es inmenso, y sus consecuencias sociales son incalculables.

El mayor bien que podemos desear a nuestros lectores de Esposos y Padres es el de la unidad familiar.

Que el Señor los bendiga y los guarde…

alvaro

Mi familia: mi padre, mis hermanos, yo con mis hijos

Luis Antonio

miércoles, 21 de abril de 2010

Violencia juvenil… empecemos a educar bien

Hemos de averiguar las causas sin fijarnos sólo en la violencia vista en televisión, cine, videojuegos... Hemos de reconocer, por ejemplo, la prolongación extraordinaria de la etapa de la adolescencia, en la que por pura sobreprotección o individualismo egoísta es tan difícil construir una identidad y una personalidad coherente, esa que se entrena en la responsabilidad y el compromiso.

violencia juvenil Y no digamos si el ambiente o los hábitos de chicos y chicas están impregnados de promiscuidad sexual, conductas adictivas o drogas, situaciones que complican y condicionan totalmente el uso de la libertad. Es verdad que para educar hoy puede haber más dificultades, más fuentes de conflictos, pero no olvidemos que el cambio de ser una persona dependiente a independiente es preciso trabajarlo desde muy pequeños y es un trabajo de equipo. Y requiere tiempo, tiempo y paciencia.

Hemos de reconocer que las incongruencias extremas -incluso hechas ley- que observan nuestros jóvenes les deseducan gravemente. Pensemos, si no, en el desprecio práctico hacia los débiles, la fragilidad de las relaciones familiares, el jaleado relativismo, un consumismo desenfrenado... Todo eso se mezcla con soflamas de equidad, tolerancia, alianza de civilizaciones..., que son “adornos adultos” para un mundo ideal.

Además, la ausencia de reflexión provoca siempre una superficialidad y un desprecio por lo diferente o lo que no me gusta, que en muchos casos desemboca en violencia. Nuestros adolescentes y jóvenes necesitan responsabilidades que sean orientadas hacia otras personas. Que vean pasión, ternura y fortaleza, que descubran a los demás, que se abran al mundo, lejos de presiones que les llevan a confundir lo útil con lo honesto.

A veces, el mal ejemplo provoca en nuestros jóvenes el deseo de resolver sus preocupaciones de manera agresiva. Por ello, es preciso hablarles de trabajo bien hecho, sacrificio, responsabilidad, confianza, servicio, empatía, comprensión, solidaridad... Y evitaremos sentimentalismos y utilitarismos que fácilmente se pueden asentar en la familia y en las relaciones de amistad.

Por eso, hemos de facilitar ambientes donde se motive y trabaje una verdadera libertad, se viva con austeridad, fortaleza y verdadera humanidad. Cosa necesaria para el discernimiento y para asumir vínculos de calidad.

Urge ejercitarnos todos en las relaciones sociales, con diversidad en los pareceres y maneras de ser: socialización grupal básica que no olvidemos tiene su fundamento original en la familia. Siempre en un clima de confianza y transparencia, y evitar el freno que para un equilibrado desarrollo constituyen el individualismo y la falta de delicadeza en las relaciones personales. Y, para eso, padres y educadores hemos de estar muy bien preparados.

Pongámonos de acuerdo en que deberemos evitar que niños y jóvenes sean víctimas de la violencia, no es preciso vivir en un país en guerra, basta con unos padres trastornados o pasotas o un colegio sin disciplina; evitar el mercadeo sexual y las adicciones; atender adecuadamente a las familias desestructuradas, pues puede faltar un buen ambiente de hogar; y no fijar el trabajo o la exigencia personal en una competitividad salvaje que olvide la dignidad de las personas, pues de lo contrario la agresividad se convierte en medio necesario que pasa por encima de todo.

Ya va siendo hora de ejercitarnos en unas prácticas más saludables en las que podamos disfrutar y ser referencia para los más jóvenes. Por ejemplo, actividades deportivas, excursiones y paseos para estar más en contacto con la naturaleza, acciones de voluntariado y servicio material a los demás, visitas de cultura y arte, disfrutar del teatro, la música, la expresión plástica, el cine y la lectura.

Animemos a nuestro alrededor el hábito de pensar, argumentar y razonar; ejercitemos el buen humor y el respeto; tengamos la felicidad de los demás como objetivo real y concreto. Facilitaremos, entonces, que nuestros jóvenes puedan ver la vida con amplitud de miras, sin encorsetamientos. Sólo así van a conquistar la felicidad, después de una responsable elección. Esa es la clave del verdadero desarrollo de un país y de cada uno de sus ciudadanos.

-----------------

Este es un artículo de la especialista de la educación familiar Emili Avilés. Si desean comunicarse con ella su correo electrónico es emiliaviles@hotmail.com

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

sábado, 17 de abril de 2010

Es tiempo de cambiar

Familia, escucha la canción y hazla realidad en ti, en todos los que amas.

Es momento de recapacitar y tiempo de cambiar… es la oportunidad que se nos presenta el día de hoy, un recordatorio fantástico que no debemos dejarlo pasar.

 

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

27 consejos para ver televisión

Reproducimos este documento elaborado por FEDEPADRE porque estimamos que es de sumo interés: la lectura de estos 27 consejos nos puede hacer reflexionar sobre el buen uso de la televisión. Si lo seguimos, lograremos que la televisión sea un medio eficaz de información, formación y entretenimiento.

familia ve tele

1.- Los hijos deben ser enseñados por sus padres, tanto a ver espacios televisivos gratificantes y enriquecedores, como a no ver aquellos que le puedan degradar en su dignidad humana. Si los padres no enseñamos a ver televisión a nuestros hijos, ¿quién lo hará?.

2.- Tenemos que enseñar a los hijos a que no hay que “ver televisión”, sino que hay que ver programas de televisión. Así podremos desarrollar la capacidad de selección y discriminación, que nos habilitará para ver aquello que nos conviene y no mirar aquello que no nos conviene.

3.- Para crear un criterio de selección en el momento de ver televisión, debemos evitar tener encendida la televisión, cuando no hay nadie viendo un programa determinado.

4.- Un buen modo de afirmar las ideas anteriores, es no tener a mano el mando a distancia. El “zapping”, o la costumbre de cambiar permanentemente de canal de televisión, es contrario al criterio de selección.

5.- Nuestros hijos no deben tener un aparato de televisión en su habitación ya que no sabemos lo que seleccionan y ven, incentiva el aislamiento, puede provocar una adicción a la televisión y es contrario a la vida de familia.

6.- Es conveniente tener un horario preestablecido para ver programas de televisión. Como todas las cosas, la televisión tiene “su lugar” en vida familiar, junto a otras actividades.

7.- No use la televisión como una "niñera electrónica", dado que ella no cuida verdaderamente a nuestros hijos, especialmente si los dejamos ver "lo que están dando". Cuando ambos padres trabajan, este criterio es especialmente importante.

8.- La capacidad de imitación que tiene el niño debe ser orientada hacia el conocimiento de personajes reales y ejemplares y no hacia "héroes imaginarios", o personajes de poca ejemplaridad.

9.- Echarle la culpa a la televisión es la salida fácil. Los padres no debemos abdicar en la lucha para que en casa se vea buena televisión, teniendo siempre presente que nos corresponde a nosotros el deber y la responsabilidad formativa de nuestros hijos.

10.- Si puede, es muy conveniente que los padres acompañen a sus hijos a ver la televisión. De esta forma podremos conocer directamente los efectos que producen en nuestros hijos los programas que ven.

11.- No todos los programas dan lo mismo. Debemos preferir que en lo posible nuestros hijos vean aquellos espacios que tengan que ver con el desarrollo de valores, amor a la naturaleza, ocupación positiva del tiempo de ocio y cultivo de la cultura, a aquellos programas insustanciales o superficiales.

12.- No conviene dar por sentado que todos los programas llamados “infantiles” tienen un contenido adecuado. Los padres debemos orientar a nuestros hijos en este sentido, lo que nos obliga a informarnos adecuadamente al respecto.

13.- Los padres debemos informarnos del contenido de los programas de televisión. Cualquier espacio que incluya erotismo, sexualidad, violencia, maldad, permisividad, delincuencia, racismo, etc..., no es apto para niños. Y los padres deben saberlo, y evitar que sus hijos los vean. Para lograr esto, se pueden consultar las guías de calificación de la programación de la televisión o información adicional.

14.- Hay que tener presente que los hijos deben aprender los valores morales antes que nada en el ámbito de la familia, y en la convivencia con los demás, y no en los personajes y acciones de la televisión.

15.- Los padres de familia deben esforzarse por buscar alternativas a la televisión: deporte, visitas a museos y parques naturales, sesiones de teatro, proyección de videos, fomento de conversaciones familiares, y prácticas de acciones solidarias a favor de los demás.

16.- La "cultura de la imagen" debe llegar a los niños por medios que no sea exclusivamente la televisión, es decir, por fotografías, exposiciones, mapas y lectura.

17.- Inevitablemente habrá contenidos televisivos contrarios a los valores familiares. Es por ello que los padres debemos fomentar que los programas sean analizados y hablados en familia.  Esto no sólo enriquece a todos, sino que es una muy buena manera de dar un apoyo concreto a la educación de nuestros hijos, evitando que arraiguen malos contenidos televisivos en ellos.

18.- Las familias, poco a poco, pueden crear una videoteca con películas y documentales de interés para los niños.

19.- Los anuncios publicitarios pueden ser tan peligrosos como los malos programas de televisión. Los padres debemos estar muy atentos para que la televisión no convierta a nuestros hijos en personas superficiales o consumidoras de todo lo que se anuncia. Nunca hay que hacer caso de la publicidad de jugos que inciten a la violencia, a la discriminación, sexo y racismo.

20.- Ver o no ver televisión no debe convertirse para los niños en un premio o castigo.

21.- Los padres de familia, deben iniciar a sus hijos, según su edad y desarrollo, en una positiva y prudente educación sexual, que evite que una imagen distorsionada de la mujer y del sexo les sea trasmitida, poco a poco, por medio de la televisión.

22.- Los padres de familia debemos luchar para que cualquier espacio de televisión infantil, estructurado sin ética, sin respeto a los valores y a los derechos de los niños, sea retirado de la parrilla televisiva. La mala televisión infantil, o “programación basura” tiene su origen en el menosprecio a la dignidad del niño como persona.

23.- No debemos dejar que nuestros hijos vean televisión basura. Si estos programas de televisión son vistos por nuestros hijos, confundirán la realidad con la ficción, se desorientarán al valorar el sentido de la vida, e irán deformando su propia conciencia. Transigir con la mala calidad de aquellos programas de televisión inadecuados para los niños, dejándolos que los vean, equivale a transigir y hacerse cómplice de lo que distorsiona los valores y los derechos de la infancia.

24.- Los padres de familia debemos organizarnos para exigir una televisión, en horarios infantiles. Las actitudes groseras, los hábitos y comportamientos antisociales, las obscenidades del lenguaje, la pérdida del sentido de la autoridad, la vulgaridad y la frivolidad, la apología subliminal o directa de conductas reprochables, y cualquier menosprecio a la vida humana, deben ser erradicados, especialmente de los espacios que tengan a los niños como destinatarios.

25.- Ante una programación infantil con baja, discutible y reprobable calidad, los padres de familia pueden realizar una crítica constructiva en aquellos soportes o medios de comunicación que estimen más adecuados. Asimismo, debemos incentivar una buena televisión, resaltando sus buenos programas.

26.- Los padres de familia y educadores deben hacer comprender a los niños que la televisión no es imprescindible ni el único medio para llenar su tiempo libre.

27.- El ejemplo resulta una terapia eficaz. Si los padres ven mucha televisión, o televisión de mala calidad, ¡con qué criterio van a evitar que sus hijos vean aquellos programas negativos para ellos!.

FEDEPADRE es una asociación que reúne a más de 150.000 familias de Chile. Nació con el objetivo de apoyar a los padres y madres en diversos temas vinculados con la educación y la formación de los hijos y, en especial, en torno a los medios de comunicación.

------------------------

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

Cuidemos a nuestros hijos

Este video dice todo lo que tenemos que tener en cuenta sobre cómo proteger a nuestros hijos de los predadores sexuales.

20nov Seamos parte de esta campaña contra el abuso sexual infantil, venga de donde venga. Recordemos que la familia es el primer espacio de prevención, basados en una acertada comunicación, confianza y amistad entre padres e hijos evitaremos que nuestros hijos sean presa de esta gente enferma.

La amplitud del internet hace que se convierta en un espacio donde nuestros hijos pueden ser parte del comercio pornográfico. Parte de nuestra labor en casa es supervisar las páginas que visitan nuestros hijos, los amigos del chat, etc.

¡Estemos alertas!

 

 

Que el Señor nos proteja y nos guarde…

Luis Antonio

¿Estamos criando irresponsables?

Hay que llamarlos varias veces en la mañana para que vayan a la escuela. Se levantan irritados pues se acuestan muy tarde hablando por teléfono o conectados al Internet.

No se ocupan de que su ropa o su cuarto estén limpios y mucho menos mueve un dedo en nada que tenga que ver con 'arreglar algo en el hogar'. Para eso hay gente que lo hace.

Creen que es obligación darles su semana o mesada y aparte se quejan porque no les alcanza.

Los padres se sientes rendidos y aceptan estas actitudes en un mal entendido amor por los hijos. La tasa de retorno se aleja cada vez más, pues aún el día en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndoles, para que su sueldo les quede "libre".

Me refiero a un segmento cada vez mayor de los chicos de capas medias urbanas que bien pudieran estar entre los 14 y los 24 años y que para aquellos padres que tienen de dos a cuatro hijos constituyen el peor daño para esta generación.

¿En qué estamos fallando?

generacion-nini011 Para los nacidos en los cuarenta y cincuenta el orgullo reiterado es que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; los varones ayudaban en las tareas del hogar, hacían arreglos en la casa, las mujercitas aprendían a cocinar, a administrar un hogar, todo esto, aparte de su responsabilidad en la escuela. Posteriormente, muchachos y muchachas jóvenes salían a trabajar.

A esa generación, los padres les inculcaron el amor por el estudio, por el trabajo y les enseñaron el valor de la RESPONSABILIDAD.  Los prepararon para la vida.

Lo que ha pasado con las últimas generaciones, es que los padres se tomaron en forma equivocada un discurso que NO DIO RESULTADO:

 "Yo no quiero que mi hijo pase los trabajos que yo pasé".

¿Porque ahora es tan malo para los padres enseñar a trabajar a los hijos?. ¿Porque están obsesionados con evitarles pasar trabajos?. ¿Será que el trabajo se ha convertido para los padres en un factor negativo?.

A raíz de ese equivocado discurso, estos muchachos nunca conocieron la escasez, nunca han sido  conscientes de que el  bienestar se logra con trabajo.  Se criaron desperdiciando. El 'dame' y el 'cómprame' siempre fue generosamente complacido y ellos aprendieron a vivir en una pensión en donde sin esfuerzo, tuvieron todo incluido, mientras los padres ingenuamente batallaban por aparentar que eso era un hogar.

Estudiaron en el exterior con el dinero de sus padres y regresaron orgullosos con la conquista de una pareja,  pero terminaron volviendo al hogar, con un divorcio a cuestas porque la cosa 'se les apretó' en su nueva vida, las responsabilidades los ahogaron y simplemente, ellos no fueron criados para pasar trabajo, ni para enfrentar las adversidades. Por ello, en cuanto un proyecto se pone difícil, la solución es abandonarlo.

Sus padres que siempre les quisieron evitar el trabajo, los convirtieron en inútiles.

Los que tienen hijos pequeños pónganlos los domingos a lavar los carros, a lustrar los zapatos o a pintar la cerca.  Un pago simbólico por eso va a construir en sus mentes  una relación entre trabajo y bienestar. El dinero no se da a los hijos solo porque sí.

Los padres deben fomentar en sus hijos desde temprano el sentido de  responsabilidad acorde a su edad, para que entiendan que la economía doméstica puede pasar por tiempos difíciles y que todos los miembros de la familia deben contribuir de una u otra forma a ella. Con ello, les estamos fomentando CONCIENCIA.

Imagine que usted falta hoy a sus hijos, no importa si les deja la fortuna más grande o los negocios mejor establecidos. Si no les ha enseñado a trabajar, no tendrán idea de cómo administrar esos bienes, no tendrán conciencia del valor de ese dinero, por lo que ese patrimonio seguramente se dilapidará.

Estamos compelidos a revisar por los resultados si fuimos muy permisivos o si sencillamente el camino fácil como padres fue darles todo lo que pidieron, creyendo que existe una relación entre lo que les compramos y el amor que nuestros hijos "deben" sentir por nosotros a cambio de ello. Nada más alejado de la realidad. Les estamos creando un entorno cada vez más deformante.

¡Ojalá que este mensaje llegue a los que tienen 'muchachos en formación' pues ya los abuelos pagaron la transición... ¡

!Hagan de sus hijos personas fuertes, independientes, capaces de sobresalir en la adversidad!

¡PREPARENLOS PARA LA VIDA!

Cesar Mella. Psiquiatra

------------------------------

Tomado del Boletín de la Asociación Familia Hoy.

------------------------------

Que el Señor los Bendiga y los Guarde…

Luis Antonio

domingo, 11 de abril de 2010

Padre, hoy terminó mi matrimonio

Este es epistolario entre una mujer que habla de cómo su matrimonio terminó, lo que siente, sus pesares y miedos, y el sacerdote que le ofrece una repuesta esperanzadora pero a la vez firme y precisa según nuestra fe y el hecho de pertenecer a la Iglesia de Jesucristo.

Muchas veces hemos sido testigos de historias como éstas. ¿Quizá hemos sido parte de una historia similar?. Lo importante es entender lo que se nos propone y el ideal de matrimonio por el que tenemos que luchar. Sé que es muchas veces difícil, pero no imposible.

Como esposos hemos pasado etapas de nuestro matrimonio de oscuridad y desconfianza, cosas por la que nos hemos arrepentido y seguimos adelante con la satisfacción de haber logrado logrado salvar aquella valla.

Leamos estas dos cartas e identifiquemos tanto los errores que como pareja podemos cometer. Más importante, hagamos nuestro el mensaje de esperanza que Padre Sergio nos ofrece a la luz del amor y el amor de Dios por nosotros.

Esta lectura está tomada de Católicos Hispanos…

-----------------------------------

Estimado padre:

Hoy terminó mi matrimonio y tristemente no pude hacer nada para evitarlo. Él me culpa de no haber luchado lo suficiente para salvarlo. Mi inseguridad y mis celos echaron todo a perder. El intentarlo una y otra vez sólo me ilusionaba y, al final, terminaba otra vez herida y sufriendo muchísimo por recuperar el amor de mi esposo.

No fue posible; tampoco él no hizo nada para recuperar la confianza que se perdió, ni para ayudarme a creer otra vez. El amor que siento por él es más grande que nada en la vida, pero también el dolor y las heridas son muy profundas; todas sus palabras me han humillado, se ha burlado de mí, me ha utilizado, y sólo para vengarse por no haberle dado un hijo cuando quería.

Desesperación Hoy sólo me queda esperar el consuelo de Dios y la resignación para superar esto que me está matando de dolor. No sé qué hacer, cómo le digo a mi hijo de ocho años lo que está pasando, no sé cuándo sea el momento y cómo decirle que por mi culpa no voy a darle el hermanito que tanto deseaba, ya que por eso se esforzó para hacer su primera comunión. Además, ya tiene una hermanita de dos años, pero es de otra mujer, pues fue la venganza de su papá por no aceptar que yo no le diera un hijo —en su momento se lo expliqué, pero nunca entendió mis razones y me ha cobrado muy caro ese error—. Y a pesar de haber perdido un bebé, después de todo esto, lo culpo a él por haberme hecho enojar al irse con otra, sabiendo que estaba embarazada, y fue tanto mi enojo que aborté el dos de marzo del año pasado.

Ayúdeme padre, estoy totalmente desconsolada, desilusionada, se me va la vida, busco la forma de reponerme y no encuentro nada que me consuele. Veo a mi hijo y sufro más, le pido que por favor me conteste. Sé que no es posible recuperar mi matrimonio pues está muy deteriorado, desgastado por las mentiras, las ofensas y todo lo que hemos vivido. Quisiera pedirle a Dios que me devuelva al hombre del que me enamoré hace 11 años, con el que me casé enamorada para toda la vida, pero ya no puedo vivir así, sé que no es sano para nadie, y mas porque él ya no quiere nada conmigo, está harto de mi, de mi llanto cada vez que hablamos, de las discusiones, pero aún lo amo profundamente.

Le pido a Dios consuelo y que me reconforte de este dolor, que me lo saque del alma y me haga olvidarlo. Por favor padre, interceda por mí, que rectifique su actitud, que busque a Dios, que le ablande el alma, que lo deje entrar a su corazón y que le permita tener paz para que ya no le siga haciendo daño a nadie.

Ahora que mi hijo va a hacer la primera comunión, quizás Dios nos ha mandado muchas señales para rectificar nuestra vida, pero cómo podemos acercarnos a Dios si estamos separados. El sábado nos pidieron que acompañemos a una pareja como padrinos de velación en su boda, ¿cómo hacerle, qué hago padre?, yo estoy en la mejor disposición de aceptar la voluntad de nuestro Señor, pero ayúdeme a entender con sus oraciones y a saber qué hacer en estos casos. Espero su respuesta y discúlpeme por tantas molestias, gracias por atenderme.

Mi querida amiga:

El ideal de un matrimonio para siempre

matrimonio (1) Cuando un hombre y una mujer se presentan ante el altar para unir sus vidas, lo hacen para siempre, hasta que la muerte los separe, en la prosperidad y en la pobreza y en la salud y en la enfermedad. Ese es el ideal y no es inalcanzable, con la ayuda de Dios.

Los sacerdotes celebramos con relativa frecuencia bodas de plata y de oro, y damos gracias a los esposos por haber sabido ser signo del amor de Cristo a su Iglesia. El amor de Cristo no es voluble, es para siempre, pero también constatamos el divorcio, la separación, el abandono, el dolor de la infidelidad.

Un matrimonio ideal, para siempre, exige un gran esfuerzo sostenido de los esposos por seguirse amando cada día y supone, en el plan cristiano, una apertura a la gracia que Dios da a los esposos.

El egoísmo es el principal enemigo del amor conyugal. En el momento en que un cónyuge antepone su conveniencia a la de la familia, en ese momento fracasa el matrimonio. ¡Es difícil que dos sean uno!

La posibilidad del divorcio, en lo civil, facilita el abandono del empeño en salvar las dificultades que se van presentando a lo largo de la vida matrimonial, a pesar de que ambos esposos, cuando se casaron por la Iglesia, aceptaron que su matrimonio sería para siempre. Hacer fracasar un matrimonio por intereses propios denota, a fin de cuentas, falta de fe.

¿Celos o dignidad?

No te sientas culpable de haber hecho fracasar tu matrimonio. Posiblemente tengas tus defectos, pero no es un defecto exigir fidelidad al esposo. No son celos el enojo de una esposa cuando constata que ha sido engañada y rechaza al marido infiel: ¡es dignidad!

No se puede tolerar el compartir al esposo con otra mujer. Lamentablemente la pérdida de valores hace que se acepten situaciones injustas y se aprenda a vivir en la injusticia.

Conozco a una esposa que sabe que su marido tiene no una, sino varias amantes permanentes y, cuando le decimos que no acepte esa situación, nos contesta que a ella no le importa ¡que tiene el orgullo de haber sido la primera! Otra pobre mujer soporta que el marido le haya llevado a vivir a la amante en su misma casa, porque no tiene dinero para sostener dos casas. ¿Eso es amor?

El matrimonio exige exclusividad, por más que la vida moderna nos quiera hacer ver que no es malo el tener aventuras y conquistas extramaritales. El amor conyugal entre católicos es un monopolio válido porque la única cadena lícita es la del amor.

No es por celos que una mujer se separa del marido infiel; es por dignidad.

Los hijos son don de Dios

Cuando ustedes se casaron por la Iglesia aceptaron tener los hijos que Dios les diera y esto no quiere decir que deban tener todos los hijos que puedan tener. Ni la Iglesia ni el Estado pueden decirle a los esposos cuántos hijos tener. Planear la familia es un deber de los cónyuges y deben afrontarlo con un criterio de generosidad al don de la vida. La Iglesia pide a los esposos una paternidad responsable y propone los métodos naturales como aptos para lograr este fin deseable.

Cada hijo es un don de Dios recibido con generosidad para integrar la familia; pero, a veces, en un determinado momento, los esposos no creen conveniente tener otro hijo. No es cuestión de gustos, ni del gusto de uno de los esposos; es una decisión que deben tomar ambos en un diálogo comprensivo. La salud de la esposa es razón suficiente para posponer el momento de tener otro hijo.

No es excusa para la infidelidad el hecho de que el marido quiera tener un hijo más, a como dé lugar, y como la esposa no se lo puede dar lo busque con otra mujer.

El divorcio afecta a los hijos

−Te presento a mi mamá y a Carlos, su nuevo esposo.

−¿Por qué le dices Carlos?, dile papá.

−No, porque es más fácil despedirme de un Carlos que de un papá.

Esta situación es cada vez más frecuente en nuestro México a pesar de ser católico.

Al grito de “tengo derecho de rehacer mi vida” le echamos a perder la vida a los niños, dándoles nuevas mamás y nuevos papás. Todo niño tiene derecho a su propio padre y a su propia madre. La indisolubilidad del matrimonio entre los católicos protege ese derecho de los hijos.

La irresponsabilidad de uno de los cónyuges, su egoísmo, su conveniencia, precipita el divorcio. El cónyuge inocente se verá ante la necesidad de comunicar esta realidad a los hijos y se le complica la situación cuando trata de salvar el amor que los hijos tienen al que se va.

¡Tan fácil que sería decirles: “tu papá se va de la casa porque ya tiene otra casa, otra mujer y otros hijos”! Pues, aunque no se lo digan, ellos no tardan en darse cuenta del verdadero motivo del abandono. Algunos lo comprenden y suelen perdonar. Otros hijos, lamentablemente, hasta lo justifican y lo aprueban.

La mujer sufre el abandono y la traición del esposo al que juró amar y ser fiel para toda la vida. El hijo sufre el tener que pedir como una limosna aquello a lo que tiene derecho: la presencia paternal.

Por más que digan que no, el divorcio daña seriamente a los hijos. Los marca para toda la vida.

¿Cómo se lo vas a decir a tu hijo?

No te eches la culpa de la decisión de tu esposo ni le eches la culpa a él. Sin decir mentiras comunícale a tu hijo la decisión que tu marido ha tomado. Tu esposo, desde luego, le dará su versión y el pobre niño jamás comprenderá por qué su hogar se deshizo. No permitas que te consideren culpable por haber actuado con dignidad y no haber aceptado un adulterio.

Tu vida en los años venideros será el mejor argumento de que tú eres inocente.

Sigue pidiendo por tu marido, por su salvación. Sigue amándolo y siéndole fiel: el hecho de que él cometa adulterio no te libera de tu promesa de fidelidad.

Padrinos

Tú puedes ser madrina de lo que quieras mientras no tengas un amante. La Iglesia pide para ser padrinos ser mayores de 16 años, haber recibido los tres sacramentos de iniciación (bautismo, confirmación y primera comunión) y ser bien casados o bien solteros. Tú eres bien casada. Tu marido ya no.

Cuando los inviten de padrinos, con sencillez explica que él no puede ya ser padrino porque decidió vivir en adulterio. Duele, pero es la realidad.

Enfrenta la vida

Comienzas una nueva etapa de tu vida. Sécate las lágrimas porque no te dejan ver con claridad. Exige, por tu hijo, que tu esposo cumpla sus obligaciones de padre. Busca un trabajo en el que no descuides la educación de tu hijo y acepta que eres una media naranja que lamentará siempre la ausencia de su otra mitad.

No aceptes volver a vivir con tu esposo mientras él no renuncié a su forma injusta de vivir. Por ningún motivo toleres su adulterio.

Acércate más a Dios y ábrete a la gracia y a las bendiciones que te seguirá dando mientras tú seas una esposa fiel y una madre responsable.

Que Dios te siga bendiciendo y fortaleciendo.

--------------------------

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

miércoles, 7 de abril de 2010

La Tarea de Educar

Este texto de San Juan Crisóstomo nos permite conocer lo que los Padres de la Iglesia pensaban y creían de lo que debería ser la tarea de educar a los hijos. Meditémoslo…

--------------------------------- 

Muy famoso por su elocuencia (Su apodo, Crisóstomo, significa ‘boca de oro’), lo que no le evitó sufrir el destierro, donde falleció. Se ocupó a menudo de temas relacionados con la educación, como en este comentario a la Epístola de San Pablo a los Efesios.

Frente al cuidado de los hijos -a su educación en la doctrina y enseñanzas del Señor-, todo lo demás sea para nosotros secundario. Si desde el principio enseñas al niño a ser sabio, adquirirá la mayor riqueza que existe y el más válido honor. Si le enseñas un arte, un oficio terreno para ganar dinero, haces menos por él que si le enseñas a no tener el dinero como único fin. Si quieres que sea rico, hazlo de este modo: no es rico el que dispone de mucho dinero y tiene de todo, sino el que no se crea necesidades. Enseña esto a tu hijo, edúcalo así: ésta es la mayor riqueza.

San_Juan_Crisostomo No busques por encima de todo que tenga prestigio, que llegue a ser ilustre en las ciencias terrenas. Preocúpate más bien de enseñarle a despreciar los honores de esta vida: de este modo llegará a ser más brillante, más venerado. Esto lo pueden hacer tanto el rico como el pobre; no se aprende de un maestro, al modo de un oficio, sino de las palabras divinas.

No te preocupes tanto de que tu hijo tenga una vida larga como de que alcance la vida inmortal en el Cielo, la vida sin fin. Dónale realidades grandes, no pequeñas. Escucha lo que dice Pablo: educadles en la doctrina y enseñanzas del Señor (Ef 6,4). No te centres en hacer de él una lumbrera, sino en enseñarle la sabiduría cristiana. Da lo mismo que no llegue a ser una lumbrera, pero si no posee la sabiduría cristiana toda la instrucción que haya recibido no le servirá para nada.

Hacen falta buenas costumbres, no discursos bonitos; modestia, no elocuencia; hechos, no palabras: son estas cosas las que nos obtienen el Reino y nos dan los verdaderas bienes. Por eso, antes de preocuparte de que tus hijos perfeccionen su lenguaje, ocúpate de que purifiquen su alma. Digo esto no para oponerme a que reciban una buena instrucción, sino para impedir que se tengan en cuenta solamente las realidades terrenas. No pienses que sólo los monjes tienen necesidad de educarse leyendo las Escrituras. Lo necesitan sobre todo los muchachos que van a entrar en la vida de este mundo. La nave que está siempre en el puerto no precisa de piloto y de remeros; éstos le hacen falta a la que está siempre en el mar. Así sucede con el laico y con el monje. Este último se encuentra como en un puerto de paz, conduce una vida tranquila, ajena a toda borrasca. El laico, en cambio, está continuamente en el mar y combate sin descanso contra el oleaje ( ... ).

Dime: ¿cuáles son las mejores plantas? ¿No son acaso las que tienen en sí su propia fuerza y no sufren daños ni por la lluvia, ni por el granizo, ni por el ímpetu de los vientos u otras circunstancias parecidas, sino que son fuertes aunque estén a la intemperie, sin necesidad de muros ni empalizadas? Así es el sabio cristiano, ésta es su riqueza: no tiene nada y lo posee todo; lo posee todo y no tiene nada.

El muro es siempre externo, no interior; la empalizada no es una cualidad natural, sino que está puesta alrededor. Por eso, San Pablo dice: educadles en la doctrina y enseñanzas del Señor. No os conforméis, pues, con ponerles alrededor una simple empalizada exterior: de bienestar material y de prestigio social. Pues cuando cae -y terminará cayendo- la planta queda desnuda y debilitada, y no sólo no le habrá traído ventajas haber pasado el tiempo en esa situación, sino que habrá quedado con daños. El recinto que le ha impedido reforzarse contra el ímpetu de los vientos, al caerse, arrastra a la planta consigo. Así, el bienestar material resulta nocivo, porque impide que el hombre se ejercite contra las dificultades de la vida.

educarhijo Hagamos a nuestros hijos capaces de resistir contra todo, de manera que no se desorienten ante ningún suceso. Eduquémosles en la doctrina y enseñanzas del Señor, y recibiremos a cambio grandes dones. Si los hombres que esculpen las estatuas de los reyes, o pintan sus retratos, gozan de tanto honor, nosotros que embellecemos una imagen regia -pues el hombre es imagen de Dios-, ¿no gozaremos de bienes inmensos si nuestra imagen logra una verdadera semejanza?

Esta verdadera semejanza es la virtud del alma, que se obtiene si educamos a los niños para que sean buenos, dominen la ira y olviden las ofensas: todas éstas son cualidades propias de Dios; enseñémosles, pues, a ser generosos, amantes de los demás hombres y para que estimen en nada las realidades transitorias. Sea ésta nuestra tarea: plasmarlos a ellos -y a nosotros mismos- en la rectitud, como es nuestro deber.

Homilías sobre la Carta a los Efesios, 21, 1-4.

----------------------

Actividad:

  1. Comparte en pareja respecto al cómo vienes educando a tus hijos el día de hoy.
  2. Crees que podemos relacionar las enseñanzas de San Juan Crisóstomo con la forma de educar

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio

domingo, 28 de marzo de 2010

Vivir esta Semana Santa en familia

Pueda ser que estas sugerencias nos ayuden a profundizar nuestra vivencia familiar en la semana más importante de la Iglesia Católica… y vivir en regocijo con Cristo su resurreción

---------------------------------------

Si algo he aprendido en mis tres años de ser una mamá católica es que la batalla de mantener el balance entre los aspectos religiosos y seculares de una celebración no son tan fáciles de llevar. Y, no es fácil, porque las celebraciones seculares casi siempre son más atractivas que su contraparte religiosa.

La Pascua no es la excepción. Como católicos que somos, la Pascua es la celebración litúrgica más importante del año. Es un día en que reafirmamos nuestra fe en la Resurrección de Cristo entre los muertos. Pero, para la mayoría de los chicos, es el día en que el conejo de Pascua les trae una canasta llena de dulces y regalos. Les garantizo que si ustedes le preguntan a cualquiera de sus hijos menores de 10 años que escojan entre ir a Misa para celebrar la Resurrección de Cristo o participar de una fiesta con conejo pascual incluido, seguro que este gracioso animal ganaría.

El hecho es que, he descubierto que si me esfuerzo al máximo, siempre hay maneras de encontrar conexiones entre la religión y las tradiciones seculares. El cómo lo hacemos es nuestro desafío como padres, abuelos, tíos, tías y padrinos católicos que somos.

familia catolicaPor ejemplo, mientras tus niños les encanta la cacería de los huevos de pascua por la casa, (así se ganarían los premios escondidos dentro), les puedes explicar que la costumbre de los huevos de pascua tiene un origen cristiano y que simboliza a Cristo: así como el huevo oculta una vida que brotará, la tumba de Jesús también oculta su futura resurrección. También, que el anhelado conejo de Pascua es un símbolo cristiano de la Resurrección. Su uso se remonta a antiguos predicadores del norte europeo que veían en la liebre un símbolo de la Ascensión de Jesús y de cómo debe vivir el cristiano: las fuertes patas traseras de la liebre le permiten ir siempre hacia arriba con facilidad, mientras que sus débiles patas delanteras le dificultan el descenso. Estas pequeñas explicaciones que se las puedes decir a manera de historias- pueden abrir la puerta para una discusión entretenida sobre el bautismo, la resurrección de Cristo, etc.

Aún si el niño es muy pequeño para entender lo que el Sacramento del Bautismo, por ejemplo, verdaderamente significa, es bueno ir introduciéndolos sobre este tipo de temas de una forma sencilla y entretenida. Por ejemplo, cuando tu hijo abra su libro de fotos y observe las fotos de su bautismo, junto con tu esposo pueden ir contándole que esas fotografías fueron tomadas el día en que ella entró a formar parte de la familia de la Iglesia. Tales argumentos, por lo menos, hacen que los hijos sean conscientes de este sacramento y de lo que significa.

Explicando temas difíciles

Parte del desafío de hacer participar a nuestros hijos en las celebraciones religiosas es que la mayoría de las fiestas de la Iglesia son para adultos en naturaleza y contenido.

Por ejemplo, algunos años atrás, leí un libro sobre la Semana Santa y la Pascua a mi sobrina de cuatro años, Samanta. Luego de semanas de leer el libro, Samanta le hizo preguntas a su mamá que sólo podría hacerlas niñas de cuatro años acerca de lo injusto que había sido el arresto y la crucifixión de Jesús y como él se las "ingenió" para resucitar entre los muertos después de tres días.

En vez de apartar su atención de estos temas, mi hermana aprovechó la oportunidad de responder, de una forma creativa, las preguntas de Samanta a la luz del Evangelio.

familia catolica1 Los muchos símbolos e historias que acompañan la Semana Santa y la Pascua proveen numerosas oportunidades para comprometer a los chicos y enseñarles más acerca de la fe. En esta Pascua busca oportunidades para hacer conexión entre las tradiciones festivas seculares y las cristianas. Oportunidades hay, tu deberás aprender algo nuevo en el proceso.

Los mayorcitos de la casa

¿Cómo hacer que los adolescentes se involucren en la Pascua? En esta etapa difícil y rebelde de todo ser humano, toma un poco más de esfuerzo hacer que ellos se involucren ya que por lo general los chicos aprovechan estas fiestas para pasar más tiempo con sus amigos en lugares de diversión o simplemente optan por estar fuera de casa. Por ello, conviene apoyarse en los grupos juveniles que existen en las parroquias o en los propios colegios. Casi siempre, durante los oficios de Viernes Santo, los pasajes del Evangelio sobre la Pasión de Cristo, su muerte y Resurrección son leídas o interpretadas en alguna obra teatral.

Estas obras a menudos son interpretadas en la Cuaresma y Pascua. Se sugiere que el grupo juvenil o grupo de amigos con la guía de un párroco o liturgista protagonicen la obra de la Pasión para la comunidad parroquial o escolar.

Tomado de ACIPRENSA

Que el Señor los bendiga y los guarde…

Luis Antonio